Category: Consejos


Consejos

Consejos para hacer mejores fotosHace un rato estaba repasando las fotos que hice en mi último viaje. He de reconocer que soy un tanto irregular haciendo fotos, y siempre que me planteo el motivo llego a la misma conclusión: en ocasiones no presto toda la atención que debiera y no hago las fotos “con cariño”. Cuando repaso lo que he hecho me doy cuenta de los momentos en los que hice las fotos, los fallos que cometí en cada una de ellas, y, sobre todo, los motivos por los que, para mi gusto, algunas de las fotos que hago que son claramente mejores que otras fotos mías. Por eso, he querido hacer una reflexión en este artículo sobre algunos consejos que me funcionan y que sin duda te funcionarán para hacer mejores fotos cuando salgas con tu cámara la próxima vez. Si tienes dos minutos te contaré cuales son.

1. Comprueba la configuración de la cámara

Foto de Mariano KampÉste, más que para hacer mejores fotos, es para no hacerlas peores o no estropearlas completamente.

Y es que me ocurre con frecuencia que no reviso cómo tengo la configuración de la cámara, incluso de sesión en sesión.

Por los modos de disparo con los que trabajo, suelo tener controlada la apertura del diafragma y el tiempo de exposición que utilizo en mis fotos, pero hay otros elementos como el ISO, la compensación de la exposición o el modo de medición de la luz que, por no ajustarlos en cada foto, hay veces que olvido revisarlos.

Es bueno que te apliques una disciplica de revisión de los controles de la cámara para minimizar el número de problemas debidos a una incorrecta configuración a la hora de hacer las fotos.

2. Vigila el fondo

Foto de motleypixelCuando hago fotos, muchas veces me centro en el elemento principal de la foto y olvido comprobar si en el fondo de mi fotografía aparece algún elemento indeseado.

Estoy tan centrado en sacar lo que quiero que olvido todo lo demás.

Mi cerebro aisla el detalle principal del resto de elementos dentro del encuadre en el momento de hacer las fotos, pero cuando reviso el trabajo en el ordenador me doy cuenta del error: en muchas fotos aparecen elementos que, lejos de resultar interesantes, se convierten en molestos elementos de distracción que arruinan el trabajo.

Por eso, es una buena práctica el comprobar bien el fondo más allá del centro de interés de la foto para asegurarte de que no sale nada que no deba salir en la foto.

3. Rellena el encuadre

Foto de Mr. T in DCEste es uno de los principales problemas de quién se inicia en fotografía.

Queremos sacar demasiadas cosas en nuestras fotos, y al final sacamos tanto que no se ve nada.

Muchos expertos dicen que una fotografía debería tener un único centro de interés. Si al mirar una foto no puedes identificar claramente cual es el centro de interés, probablemente la foto sea mejorable.

Por ello, si dudas entre incluir o no algo en una foto, la mayoría de las veces lo mejor será no incluirlo. Y para hacerlo, puedes acercarte más a lo que realmente quieres fotografiar, bien tu mismo o usando el zoom.

4. Elige el objetivo para la ocasión

Foto de Keith WilliamsonSi en tu equipo fotográfico cuentas con varios objetivos probablemente se te presente este problema alguna vez.

Los objetivos, en función de sus características, suelen estar pensados para cubrir una temática o una serie de ellas.

Hay objetivos especialmente aconsejables para retratos, otros para paisajes, otros para macro…Cada uno tiene unas características que lo hacen muy bueno para esa temática pero puede que no tanto para otras, como pueden ser su focal o apertura.

Aunque no tiene por qué ser una regla inamovible, si usas un objetivo para lo que está pensado probablemente te de mayores satisfacciones.

5. Los elementos interesantes pueden hacer tus fotos interesantes

Foto de pedrosimoes7Seguro que te ha pasado muchas veces que vas con tu cámara y no hay nada que te anime a hacer una foto, y otras en las que de repente ves algo y desearías llevar tu cámara encima para poder retratarlo.

Sin duda, hay situaciones y elementos que merecen ser fotografiados. Con el tiempo sabrás reconocerlos. Y fotografiarlos.

Y seguro que se convertirán en potentes imanes de atracción en tus fotos.

6. Entiende la luz

Foto de Stig NygaardTodo en fotografía es luz.

El tamaño de la fuente de luz, su ángulo, cómo incide en la escena, son elementos que determinan completamente el aspecto final de tu foto.

¿Alguna vez has probado a hacer fotos en una misma ubicación y has visto cómo varía el resultado en función de la hora del día o la climatología?

Un mismo escenario al aire libre a distintas horas del día puede adquirir aspectos completamente diferentes y unos ser mucho más interesantes que otros, y lo mismo ocurre con la iluminación artificial.

Entender los principios básicos de la luz te ayudarán a elegir mejor el momento para hacer las mejores fotos.

7. Consigue sensación de profundidad

Foto de Joanna VaughanVivimos en un mundo tridimensional que reducimos a dos dimensiones en el momento que hacemos una foto.

Pero disponemos de elementos que nos pueden ayudar a trasladar esa sensación de profundidad en nuestras fotos y devolverle la información de esa tercera dimensión.

La perspectiva, el uso de elementos en primer plano ylas líneas dentro de nuestra composición son elementos de mucha ayuda a la hora de conseguir esa sensación de profundidad.

8. Prueba distintos puntos de vista

Foto de country_boy_shaneEstamos acostumbrados a hacer fotos siempre en la misma posición: de pie, con la cámara apuntando hacia delante, formando un plano paralelo al suelo, tal y como vemos el mundo.

¿Te has parado alguna vez a probar a cambiar el punto de vista? Hacer fotos mirando hacia arriba o hacia abajo, desde puntos elevados o desde el suelo,pueden dar una nueva perspectiva a tus fotos más interesante que desde la posición convencional.

9. Prueba distintas ubicaciones

Foto de David SifryHay veces que llegas a un sitio o ves algo que quieres fotografiar y sin más, preparas tu cámara y te pones a hacer fotos.

No hay nada de malo en ello, pero puede que te estés dejando mejores encuadres por no analizar la escena y tu entorno.

Muchas veces lo que hago cuando llego a un sitio que quiero fotografiar es darme una vuelta buscando distintas ubicaciones para ver desde cual de ellas cuento con una mejor visión de lo que quiero retratar en mis fotos.

10. Cuida la composición

Foto de felipe_gabaldonLa composición es ese conjunto de prácticas y reglas que hacen que una foto funcione y otra no.

Puede parecer mágico, pero desde tiempos inmemoriales se vienen aplicando en otras disciplinas del arte. Sencillamente funcionan.

Si nunca te has interesado por la composición fotográfica, es un buen momento para hacerlo. Descubrirás la existencia de reglas básicas que también podrás saltarte y que sin duda te ayudarán a mejorar tus fotos.

11. Cuenta una historia

Foto de gorritiHaz el ejercicio de mirar la portada de un periodico y fíjate en la foto principal. ¿Es adecuada para la noticia que acompaña? ¿Te transmite información?

Cuando haces una foto tienes la oportunidad de contar una historia con ella.

Piensa qué representa, piensa cuales son sus características más notables, y de qué forma puedes potenciarlas en tu fotografía para subrayar el mensaje.

Anuncios

Cómo sacar mejores fotografías con el móvil

Precisamente ayer os hablábamos de la importancia que podían llegar a tener las fotografías hechas desde el móvil. Una importancia que se basaba más en el talento y el gusto de la persona que realiza la fotografía que en la calidad que pueden ofrecer la mayoría de los teléfonos.

Sin embargo, hay algunos pequeños trucos que pueden hacer que la calidad general de imagen que ofrecen las cámaras de los móviles sea superior. En Quesabesde han publicado una serie de consejos que nos permitirán hacer mejores fotos con nuestro móvil.

Algunos son muy evidentes y cualquiera con unos mínimos conocimientos o experiencia podría aplicar (y por mínimos me refiero a cualquiera que haya hecho más de una foto). Otros no lo son tanto y creo que os pueden resultar muy interesantes:

  • Evitar el uso del zoom digital: como en las cámaras fotográficas propiamente dichas, el uso del zoom digital suele implicar la obtención de fotografías pixeladas.
  • Apostar por distancias medias entre nosotros y el sujeto a fotografiar.
  • Tener cuidado con el flash. La calidad del flash de un teléfono móvil no suele ser para tirar cohetes, sobre todo si no se trata de flashes de Xenón. A veces será preferible hacer la foto in tenerlo activado para evitar efectos inesperados como ruido o manchas.
  • Aprovecharse de la luz natural: en relación con el consejo anterior, se recomienda tratar de aprovechar la luz natural que siempre da mejores resultados.
  • Investigar las opciones de configuración que nos ofrezca nuestro terminal. Generalmente son reducidas (balance de blancos, algún modo de escena…), pero nunca está de más experimentar con ellas.
  • Si el modo nos permite crear nuestros propios modos de escena, aprovechar esa función para almacenar nuestras configuraciones favoritas para cada situación.
  • Casi siempre es preferible aplicar los efectos de imagen (blanco y negro, tono sepia, etc.) a posteriori, desde el ordenador, y no activarlos en la propia cámara.
  • Ser original y ofrecer puntos de vista novedosos y encuadres poco habituales.
  • Sujetar bien el móvil al hacer la foto y tratar de evitar que nos tiemble el pulso.
  • Saber aprovechar todas las opciones que ofrece la cámara de nuestro móvil y el propio teléfono, sobre todo porque es la única cámara que  vamos a tener encima prácticamente durante todo el día.



Aunque reconozco que soy un pésimo modelo para mis propias fotos, también es cierto que en muchas ocasiones para experimentar, probar, jugar e ingeniar posibilidades fotográficas no hay nada como fotografiarse uno mismo. El autorretrato parece sencillo, pero al igual que con los retratos, requiere de algunas pautas que conviene tener en cuenta.

Eso sí, los autorretratos tienen el añadido de que no estamos detrás de la cámara al disparar, por lo que se hace necesario tomar algunas consideraciones para conseguir un buen autorretrato. Al menos que consigamos encuadrar bien, enfocar apropiadamente y, lo más importante, ser originales.

Veamos diez sencillos consejos para mejorar nuestros autorretratos:

1. Planificación

Es obvio, pero cuanto mejor pensemos, estudiemos el lugar, la luz, las condiciones incluso nuestro aspecto mejor podremos trabajar.

2. ¿Qué queremos transmitir?

Personalidad, estilo, estado de ánimo,… primero pensemos qué queremos reflejar con el autorretrato antes de sumergirnos en la técnica.

1516027705_8f02ca155b

3. Cuidar el fondo

Antes de colocarnos delante de la cámara hay que buscar un fondo apropiado a lo referido en el punto anterior. Influye mucho un fondo oscuro, iluminado, neutro o que forme parte del escenario que acompaña a nuestro rostro o cuerpo. Prepararlo a conciencia nos ayudará mucho a transmitir nuestra intención.

4. Mimar la composición y el encuadre

Siempre importante en cualquier retrato, la composición es fundamental. Es necesario que busquemos nuestra ubicación, más próxima o lejana, sólo el rostro llenando el encuadre o parcialmente,… no hay nada como hacer pruebas. Tenemos a un modelo esforzado 🙂

5. Esdudiar la iluminación

Conforme a la idea que hemos elegido, el fondo y la composición debemos dotar de la iluminación adecuada. Aprovechemos ventanas, reflejos, fondos claros si estamos en interiores o buen momento y espacio en el exterior con una luz apropiada. Usar reflectores caseros tipo cartulina blanca o láminas de aluminio, nos pueden ayudar a dar con una luz adecuada o eliminar sombras molestas.

6. Uso de trípode o soporte seguro

Si no vamos a realizar el típico autorretrato frente al espejo con la cámara en mano, lo más adecuado es colocar la cámara sobre un trípode o un lugar seguro es necesario porque tendremos que hacer pruebas, movernos, reencuadrar y si tenemos la cámara bien fijada nos resultará cómodo. Además, también nos puede permitir disparar a una exposición más larga si fuese necesaria.

342480786_93e048c9bf

7. Enfoque: fundamental

Aquí dependerá de la composición y el efecto, pero es aconsejable hacer uso del enfoque manual. Con él podemos controlar con precisión donde enfocamos. Podemos marcar el lugar adecuado para luego situarnos correctamente. Especial cuidado cuando usemos grandes aperturas de diafragma, puesto que la profundidad de campo es muy reducida. Y lo habitual es lograr un buen enfoque en los ojos, así que toca hacer pruebas.

8. Pantalla LCD

Si disponemos de una cámara con pantalla abatible nos resultará muy práctico para la composición. Pero si no es el caso, un espejo estratégicamente colocado nos ayudará a ello.

9. Dispara en ráfaga

Si somos buenos modelos seremos capaces de mantener el gesto adecuado, pero no quita que parpadeemos accidentalmente en el momento del disparo. Lo ideal es disparar en ráfaga, varias tomas que nos aseguren alguna buena.

10. Usa el temporizador o disparador remoto

Esencial para que podamos estar en nuestro sitio en el momento del disparo.

Por último, tan sólo animaros a ser originales, que probemos, juguemos, usemos todos los recursos que tenemos: vestuario, entorno,… y también nuestros gestos. Mirarse en el espejo y ensayar no es mala cosa.


Hay álbumes de boda y álbumes de boda, y Alberto Ballbé es uno de esos fotógrafos que dedica su talento y su gran ojo fotográfico a realizar unas de las imágenes nupciales más poéticas y exclusivas de Barcelona. Como él mismo dice, su estilo fusiona el fine-art fotográfico con el fotoperiodismo de autor, y tiene como resultado una obra gráfica de alta calidad estética y conceptual, alejada de la fotografía de boda más tradicional. Por Javier Artiaga.
Una de las características de tu trabajo es el tratamiento de las bodas al estilo del fotoperiodismo clásico. ¿Qué crees que aporta este estilo respecto al tradicional?Calidez, originalidad, espontaneidad, proximidad, naturalidad. En definitiva, se trata de reflejar un acontecimiento de manera auténtica y perdurable en el tiempo.

©  Javier Artiaga

“El respeto de la gente hay que ganárselo”, sostiene Ballbé, quien se lamenta de la escasa calidad que ha imperado durante muchos años en la fotografía de boda.

¿Qué opinión te merece el tratamiento clásico de los álbumes de boda?

Lo encuentro aburrido y cansino. No aprovecha para nada la potencia indiscutible del lenguaje fotográfico. Normalmente, a los dos días de verlos [los álbumes] ya te has cansado de esas plantillas preestablecidas y de esos adornos más que discutibles. Aunque para gustos, colores.

También reconozco que hay grandes fotógrafos cuyo estilo se basa en el posado, incluso en nuestro país. Prefiero un buen fotógrafo de posados que un imitador de documentalista que tuerce la cámara sin criterio y se considera original. Ante todo, hay que ser honesto.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

También se observa en tu trabajo una clara preferencia por los detalles.

Es un complemento al discurso general. Los detalles son recuerdos bonitos que ayudan a explicar una historia real.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

¿Preparas de alguna manera los reportajes o improvisas y te fías de tu instinto?

Si no conozco el lugar, siempre lo visito antes y hablo con los novios. Pero no preparo nada en especial; simplemente intento tener a mis ojos contentos viendo y estudiando continuamente buena fotografía. Creo que es la mejor manera de tener una visión bien educada.

¿Vas sólo o tienes ayudantes?

Siempre voy solo, porque es la manera de asegurar la calidad que pretendo ofrecer a mis clientes. Además, puedo cubrir la totalidad del evento sin ningún problema. Eso sí, acabo perdiendo unos kilitos en cada boda, pues hay que emplearse a fondo.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

¿Cómo te organizas entonces cuando llega la época de bodas y se te juntan varias al mismo tiempo?

No hago muchísimas bodas. Intento mantener un concepto artesanal del negocio, siempre primando la calidad sobre la cantidad y con un trato personalizado. Lo peor es cuando tengo que decir que no estoy disponible a clientes que vienen con mucha ilusión. Realmente, me sabe muy mal, pero se me contrata con muchísima antelación.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

Algunas de tus fotos son del tipo “instante decisivo”. ¿Las cazas al vuelo o esperas el momento para hacerlas?

Ésa es la base de mi trabajo, el momento decisivo de Cartier-Bresson y el no ser nada intrusivo; dejar que los novios disfruten de su día y se olviden de mi presencia. Muchas se cazan al vuelo, algunas por suerte, pero hay que estar ahí, atento. Otras las ves venir. Intuyes situaciones interesantes donde va a pasar algo, te anticipas, compones de manera atractiva y esperas el momento decisivo.

Luego siempre hay que hacer algún posado, pero rápido y efectivo, cosa que mis clientes valoran mucho porque saben que no los voy a marear.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

En tus fotografías predomina el blanco y negro sobre el color. ¿Qué crees que aporta el tratamiento monocromático a tu trabajo?

Me gusta más, aunque cuando el color lo pide o es un personaje más de la foto, ahí estará. El blanco y negro es más directo y potencia más la fuerza de la foto, no distrae la atención y se centra en el mensaje. En todo caso, una boda es una fiesta y el color tiene que estar.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

En la fotografía de boda tradicional el flash está siempre presente, pero en los reportajes se suele evitar. Para ese tratamiento reporteril que das a las bodas, ¿usas mucho el flash?

Intento evitarlo al máximo, pues es una luz que rompe ese clima que busco. Me encanta componer con la luz natural o la disponible en el momento. En las fotos de fiesta, en cambio, es un aliado excepcional para crear efectos más animados.

¿Juegan un papel importante la edición y la maquetación en el resultado final del álbum o tu trabajo termina cuando haces las fotos?

Juegan un papel muy importante. Yo no subcontrato nada y trabajo con los mejores materiales. Eso me da un dominio sobre la obra gráfica de principio a fin. Monto la historia según mi criterio y hago una maqueta personalizada y elegante que perdure en el tiempo y donde las fotos luzcan bien, siempre dentro del contexto de la historia de un día fantástico.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

Normalmente, el cliente confía en mi experiencia para la selección y maquetación. Es lo más coherente, pues es mucho mejor que este paso lo realice un profesional y no ellos, que se dejarán llevar por aspectos superfluos y puede que con el tiempo se arrepientan de haber incluido cierta foto en el álbum. En cualquier caso, siempre doy la opción de que intervengan si así lo desean.

¿Retocas mucho las imágenes? Hemos observado que te gusta mucho incluir el efecto de viñeteado en las fotos.

Sí, retoco, pero nunca altero la realidad. Son retoques costosos pero sutiles, todos enfocados a conseguir una imagen potente y sin estridencias. Efectivamente, el viñeteado me gusta, ya que da calidez y ayuda a dirigir la mirada del espectador. Un poco de grano, contrastes por zonas… todo ello para conseguir un estilo basado en la película de blanco y negro de alta sensibilidad.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

¿Qué clase de equipo y ópticas utilizas con más frecuencia?

Trabajé durante bastantes años con una Canon de 35 milímetros, combinándola alguna vez con una Leica y una Rolleiflex de 6 x 6. Ahora todo [mi equipo] es Canon digital de sensor full-frame, y combino ópticas fijas como el 14 mm L con otras más versátiles, como el 24-70 mm y el 70-200 mm. Uso ópticas lo más luminosas posible para poder trabajar con luz ambiente.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

En cuanto a indumentaria no voy trajeado, al contrario de muchos otros fotógrafos de boda. Por comodidad y por facilidad de movimientos. No soy un invitado: estoy allí para trabajar. Voy simplemente de negro para pasar más inadvertido y con buen calzado para aguantar muchas horas. En verano, sería imposible trabajar con traje.

¿Qué tipo de clientes contratan álbumes como los que tú ofreces?

Suele ser un cliente “premium”, que sabe apreciar y da importancia a la buena fotografía. A la vez, saben que me encanta mi trabajo y que realizaré su boda con pasión y honestidad, intentando sacar todo el jugo posible a un día especial.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

Como sabrás, existe un cierto menosprecio entre otros profesionales de la imagen respecto a la fotografía nupcial.

Como en todos lados, hay de todo. Conozco a gente excelente y a piratas descarados del “copyright”. Pero es innegable que arrastramos la coletilla de fotógrafo de bodas como algo despectivo y probablemente merecido por la escasa calidad generalizada [en esta profesión] durante muchos años.

Los clientes extranjeros suelen tener mayor cultura visual, y en otros países donde he cubierto bodas ves a colegas realmente buenos. Yo intento mejorar cada día y luchar modestamente por dignificar un poco la profesión, siempre consciente de que esto es un arte más o menos reconocido.

© Alberto Ballbé
©  Alberto Ballbé

El respeto de la gente hay que ganárselo. Ahí no llegaremos, pero mira el paparazzi Ron Galella, por ejemplo, que ha acabado exponiendo en el MoMA. Es también cosa del público. Hay que ser exigente y no conformarse con cualquier cosa; exigir honestidad y tener buen ojo a la hora de escoger al fotógrafo.


Sergi Monsegur.- La digitalización de la fotografía ha facilitado sobremanera muchas tareas que antaño eran realmente laboriosas o de imposible ejecución. Los tiempos han cambiado, y ahora nuestro ordenador se ha convertido en un moderno cuarto oscuro digital con infinitas opciones. En ciertos casos, un poco más de cuidado por nuestra parte antes de disparar nos ahorraría trabajo a posteriori, pero si el mal ya está hecho… ¿cómo lo podemos solucionar?

© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM
© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM

La foto recién salida de la cámara (arriba) y la imagen resultante tras aplicar varios ajustes con un programa de edición. En este decálogo indicamos algunos de los pasos a seguir para obtener este resultado. Y no lo olvidéis: siempre que podáis, disparad en RAW.

Endereza el horizonte. Este ajuste es extremadamente rápido -no lleva más de un minuto- y es tremendamente fácil de realizar, así que no hay excusa para obviarlo. En Photoshop, por ejemplo, prueba a usar la regla para este cometido. Y es que pocas cosas quedan peor que una foto torcida.

© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM

Si no utilizamos guías o cuadrículas a la hora de realizar la foto, es muy probable que el horizonte quede ligeramente torcido. Esta foto ha sido enderezada con herramientas básicas de postedición.

Manchas en el sensor. ¿Algún punto molesto en la imagen fruto de la suciedad acumulada en el sensor de tu cámara de objetivos intercambiables? Mientras te planteas si ha llegado el momento de limpiarlo, trata de eliminar esas tediosas manchas en la foto. Algunos programas ofrecen herramientas específicas para ello (el conocido revelador Lightroom cuenta con la opción “Eliminación de manchas”, por ejemplo). También puedes crear un ajuste y aplicarlo en lotes al resto de imágenes. Sé productivo, pues el tiempo que no pases delante del ordenador podrás invertirlo en hacer fotos.

© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM

100%. Los ajustes más críticos realízalos siempre ampliando la imagen a su tamaño real, pues a veces abusar de ciertos efectos puede traerte consecuencias indeseadas. El día que tengas que hacer una copia a papel, agradecerás haber sido cuidadoso en este paso.

Vigila el balance de blancos. ¿Tiene tu foto una tonalidad demasiado fría o cálida? Trata de ajustar el balance de blancos, y si has disparado en RAW -hazlo siempre que puedas-, espera que el revelador lo haga por ti. Recuerda que la luz del día suele ir de 5.000 a 5.500 grados Kelvin, y en un día nublado de 6.000 a 6.500. En fotografía de estudio, una carta gris te ahorrará posteriores dolores de cabeza.

© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM

Aumentamos ligeramente la temperatura de color para reforzar el tono anaranjado de la puesta de sol.

Altas luces y sombras. Durante la edición de una foto nunca pierdas de vista el histograma. Al realizar ciertos ajustes, como cambiar de espacio de color para subir la imagen a Internet, es fácil que las luces altas se vean afectadas. Ten siempre presente que el uso de herramientas como la recuperación de altas luces puede generar cierta dominante de color en la imagen. De igual modo, la luz de relleno propiciará la aparición de ruido en las sombras más profundas.

© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM

“Levantamos” un poco las sombras y recuperamos las altas luces sobreexpuestas.

Disimula el ruido. Tanto si has tenido que realizar una exposición larga como si te has visto forzado a tirar de sensibilidad, trata de reducir el ruido electrónico en el procesamiento. Normalmente, todos los programas suelen traer alguna opción específica, pero procura no excederte en su uso, pues comprometerías los detalles más finos. Una aplicación muy eficaz -y encima gratuita- para este cometido es Noiseware Community Edition.

Clona. O mejor: antes de tomar la foto, deshazte de todos esos elementos molestos que no quieres que aparezcan en ella. Si por alguna razón no puedes quitarlos (hay señales de tráfico que siempre están ahí), intenta eliminarlas posteriormente usando herramientas como el clonado. Eso sí, no recurras a este truco si tu foto tiene una finalidad informativa o documental, y mucho menos si vas a presentarla a un concurso.

© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM

Borramos una boya y otros pequeños detalles.

Alto rango dinámico. Muy probablemente, tu sensor no ha sido capaz de captar todo el rango dinámico de la escena fotografiada. Hasta aquí, ninguna novedad. Si has realizado previamente un ahorquillado, trata de fusionar tus imágenes con algún plug-in especifico, como Enfuse o Hydra (este último sólo para Mac). Usando otras aplicaciones más populares, como Photomatix, corres el riesgo de que tus imágenes acumulen halos o adquieran un aspecto irreal.

Profundidad de campo. ¿Has realizado una foto macro y no has logrado obtener suficiente profundidad de campo? La próxima vez, realiza varias tomas (siempre con trípode) y usa un editor como Photoshop CS4 o una herramienta específica como Helicon Focus para fusionarlas. De esta manera, conseguirás una única foto con una gran profundidad de campo, sea macro o de paisaje.

Recorta. No tengas miedo en recortar la foto si eso favorece su composición. Ayúdate de la regla de los tercios para conseguir composiciones más interesantes, y recuerda que la regla del horizonte no es válida exclusivamente para paisaje.

© Sergi Monsegur, QUESABESDE.COM

Recortamos la imagen para cerrar un poco el encuadre.

fotos-iglesia.jpg

Foto | Industrial Lord & Mano

Ahora que se acerca la época de confirmaciones y comuniones, seguro que a más de uno os toca ir de fotógrafo para la familia. Por ello, hoy en Xataka Foto os traemos algunos consejos que os serán de bastante utilidad si queremos tomar unas fotos decentes en la iglesia.

Primero de todo, tenemos que tener en cuenta que al no ser fotógrafos autorizados, no tendremos el lugar privilegiado del que gozará el fotógrafo contratado por la iglesia, así que debemos agudizar nuestro ingenio para conseguir unas tomas de calidad.

Sin más, os dejo con los consejos:
Sigue leyendo